"Alien vs. Predator"... o en otras palabras "Sílice vs. Alúmina"

¿Alguna vez has tenido uno de esos momentos peculiares en los que relatas en tu mente algo científico y laboral con algo totalmente irrelevante?

Mis colegas de Büchi y yo nos encontramos a menudo discutiendo el uso y el papel de las fases estacionarias conocidas en la cromatografía flash, por lo general, todo se reduce a comparar la sílice con la alúmina. Pregúntame ¿por qué?, no lo sé, pero de vez en cuando tengo que sonreír porque la primera imagen que me viene a la mente en ese mismo momento es el cartel de la película “Alien vs. Predator”. Mi segunda reacción es tratar de ocultar la diversión en mi rostro, por supuesto, pero esa es una historia para otro día …

Sin embargo, si lo piensas, tienen similitudes. Lo común entre las fases y la película es el claro dominio de una de las especies. Aun así, ambos tienen sus “rasgos” especiales que los hacen únicos y “aptos para su uso” en diferentes condiciones.

Esta vívida imagen se ha quedado grabada en mi mente y no quiero dejarla…

Era la primera semana del Año Nuevo y estaba en el laboratorio comparando los parámetros de rendimiento de la nueva gama de productos de cartuchos de cromatografía flash que lanzamos en mayo del año pasado cuando estaba en camino otra discusión sobre las dos fases estacionarias. Esta conversación me inspiró a compartir con ustedes nuestros pensamientos y brindarles una valiosa información que podrían poner en práctica en su vida laboral diaria.

Mientras que en la película el Predator se representa como el enemigo absoluto del Alien, en la vida real, sílice y Alúmina están más cerca de ser fases estacionarias complementarias en lugar de oponentes completos. En la mayoría de los casos, si elige sílice o alúmina depende de la aplicación que deba realizar.

La fase estacionaria más utilizada para la separación de compuestos polares en cromatografía flash es la sílice.

Estoy seguro de que a ninguno de nosotros nos sorprende. La fase estacionaria tiene una larga historia y tradición, por lo tanto, existen numerosas fuentes con información y conocimiento disponibles a un solo clic.

Decidimos lanzar una encuesta a usuarios de cromatografía flash en 2016 para ver qué tan cómodos se sienten los usuarios con el uso de sílice. Más de 300 usuarios flash participaron en la encuesta de 33 países de todo el mundo. Los resultados confirmaron el predominio de la sílice sobre la alúmina. El 92% de los participantes de la encuesta eligieron la sílice como fase estacionaria, que utilizan con más frecuencia.

¿Dónde entra entonces Alúmina en este panorama?

No hay duda de que la sílice tiene numerosas ventajas como fase estacionaria polar, como, por ejemplo, su alta capacidad de carga o estabilidad mecánica. Sin embargo, el material es de naturaleza ligeramente ácida, provocada por los grupos hidroxilo ácidos de los silanoles en su superficie. Estos pueden descomponer los compuestos sensibles a los ácidos, como los tintes, y hacer imposible su separación.

El usuario puede superar este obstáculo utilizando Alúmina.

La segunda fase polar estacionaria más popular según el 9% de los participantes de la encuesta eligieron Alúmina como la fase polar estacionaria más utilizada en sus aplicaciones. La capacidad de carga de la alúmina (140-170 m2/g) es menor que la capacidad de carga de la sílice (400-500 m2/g). No obstante, tiene propiedades anfóteras y, por lo tanto, está disponible en tres tipos diferentes: neutro, ácido y básico.

La naturaleza neutra de Alúmina permite purificar en un ambiente de pH neutro, útil para compuestos sensibles ácidos o también básicos.

Obtenga más información sobre la purificación de tintes fluorescentes solubles en agua para los que se utilizó Alúmina para garantizar la máxima calidad de separación.

Si bien la sílice ha demostrado ser la fase estacionaria polar más utilizada, vemos que la alúmina también tiene un campo de aplicación importante.

La alúmina ácida y básica es útil para la purificación de compuestos que presentan restos ácidos o básicos, que interactúan con los grupos silanol y conducen a la formación de colas en los picos de separación o incluso pueden conducir a una adsorción irreversible en sílice.

Además, los usuarios suelen añadir modificadores de pH (por ejemplo, TEA o AcOH) a sus disolventes para estabilizar la retención y la selectividad. Esto implica purgar el sistema y existe riesgo de contaminación. Con alúmina ácida o básica, la separación se puede realizar sin ningún modificador y, por lo tanto, hace que todo el proceso sea considerablemente más fácil.

El dilema de la sílice contra la alúmina puede que no termine con esta publicación, pero al menos vimos cómo ambas fases polares se complementan entre sí según el tipo de aplicación específico.

 

¡Espero que hayas disfrutado leyendo!

Si tiene preguntas, sobre las que le gustaría que escribiera en el blog, no dude en completar los comentarios.

 

Cuídate y hasta la próxima,

The Signature of Bart Denoulet at Bart's Blog